Comentarios

Raúl Martín y Ana Viladevall. Madrid-Barcelona

Magnífica casa, confortable, cómoda, estupendo jardín, y mejor que todo eso el calor, cariño y atención que te da su dueña, Lourdes. Hemos ido ya dos veces, y esperamos volver pronto. La echamos de menos y sus desayunos en el jardín.